Peligros estructurales derivados de los incendios

El fuego no sólo actúa como una fuente de calor destructiva, también puede ocasionar la aparición de ácidos corrosivos con capacidad para contaminar elementos constructivos, instalaciones, mobiliario, y maquinaría.

La reacción química que se producen en un incendio produce una importante subida del Ph que daña todo tipo de superficies. Este proceso de oxidación comienza a las 72 horas de la exposición en todo tipo de superficies, especialmente en metales, mármoles, lacas y otros materiales sensibles. Por lo que, después de un incendio, es determinante una rápida actuación para minimizar los daños sobre las superficies.

Por otra parte, las técnicas de limpieza tradicionales, basadas en la limpieza con agua jabonosas, pueden no ser las más aconsejadas porque, en contacto con la ceniza, generan un lodo gris que mancha todo lo que toca. Una correcto estudio previo de la situación en el que se definan la técnica de limpieza más apropiada redunda en una eficaz y económica gestión del siniestro.

 Otro aspecto de gran importancia en la limpieza de un incendio es el referente a la prevención de los riesgos específicos que este tipo de actuaciones tiene para la salud de los trabajadores:

  • Peligros eléctricos. Después de un incendio el riego de accidentes causados por descargas eléctricas se multiplican debido a la posible existencia de instalaciones eléctricas quemadas, mojadas y/o derribadas. Por lo que antes de iniciar las labores de limpieza, un profesional electricista, debe revisar la instalación y, en caso necesario, desenergice el área de trabajo.
  • Peligros respiratorios por exposición a cenizas, hollín y productos en descomposición provenientes de los materiales quemados, que pueden irritar las vías respiratorias o intoxicaciones por monóxido de carbono derivadas del uso de bombas, generadores y máquinas de lavado que funciones con gasoil. Para controlar este riesgo se hace necesario el uso de equipos de protección individual apropiados: mascarillas con filtros adecuados, equipos de respiración autónomos, gafas de protección para los ojos.
  • Peligros derivados de la presencia de estructuras inestables. La estructuras afectadas por un incendio pueden tener graves daños estructurales por lo que, antes de la actuación de los equipos de limpieza, un técnico competente debe verificar y, en su caso, dar las instrucciones necesarias para reforzar los elementos estructurales que se encuentren afectados.
  • Derrame de materiales peligrosos debido a los daños sufridos en sus envases.
  • Riesgo de incendio. Después de un incendio, el riesgo de reactivación es muy alto debido a la posible presencia de maderas y otros materiales que mantengan incandescencia oculta que pueda activar un nuevo incendio al entrar en contacto con el oxigeno o con un elemento inflamable. Es muy importante que al realizar las labores de limpieza se disponga en las instalaciones de los extintores adecuado.

La elección de la técnica de limpieza más apropiada y la ejecución del trabajo por especialistas son la mejor forma de limpiar y mitigar los daños derivados de un incendio de forma rápida, segura y eficaz.

En VALIA servicios medioambientales somos especialistas en gestionar, de forma eficiente y segura, la recuperación espacios afectados por incendios, por lo que nos ponemos a su entera disposición para evaluar e implementar las actuaciones necesarias para minimizar los daños ocasionados por este tipo de siniestros.

Related posts