Estas son las ayudas que puedes pedir para la rehabilitación de edificios en la Comunitat Valenciana

Si vives en una finca sin ascensor, con amianto en sus bajantes o con necesidades en la mejora del estado de conservación de la construcción, tu comunidad de vecinos puede beneficiarse de las ayudas para la rehabilitación de edificios de la Generalitat Valenciana. Ya está abierta la convocatoria 2020 de subvenciones TECE para actuaciones de conservación, seguridad y accesibilidad de edificios de viviendas y el plazo de presentación finaliza el 17 de julio. De este modo, una parte de la obra cuenta con financiación pública de hasta el 40% del coste de la obra, lo que supone una minoración considerable de la derrama a pagar por los propietarios.

La ayuda va dirigida a las comunidades de propietarios de edificios finalizados antes de 1996, que al menos el 70% de su superficie construida tenga uso residencial de vivienda y sea domicilio habitual de los propietarios o arrendatarios de al menos el 50%.

Qué obras se subvencionan en comunidades de vecinos

En las bases del procedimiento en la web de la GVA detallan las actuaciones que pueden optar a la subvención, que son las siguientes:

  • Actuaciones de conservación relativas a la cimentación, estructura e instalaciones.

Con el paso del tiempo, la estructura del edificio debe ser revisada para evitar problemas que puedan comprometer la resistencia mecánica y estabilidad de la construcción. Por ello, las obras de rehabilitación estructural deben ser realizadas por técnicos que conozcan las diferentes patologías de los materiales. Lo mismo ocurre en las intervenciones sobre la cimentación del edificio, que se manifiesta antes en grietas y fisuras de tabiques, muros de cerramiento y revestimientos, y necesita de intervención profesional.

En Valía ponemos a disposición de administradores de fincas y propietarios de edificios toda nuestra experiencia en reparación de problemas estructurales, tales como las patologías del hormigón armado (aluminosis, carbonatación o áridos contaminados), en la madera (hongos, xilófagos), en el acero (oxidación o corrosión), así como problemas en los cimientos, muros y forjados.

  • Reparación en cubiertas, azoteas, fachadas, incluyendo procesos de desamiantado.

Por la exposición y desgaste ante fenómenos meteorológicos, así como por el transcurso del tiempo, debido a la particularidad de las patologías y la dificultad que entrañan los trabajos en altura, el mantenimiento y rehabilitación de las fachadas o cubiertas debe ser atendida por profesionales especialistas.

En Valía contamos con un equipo con formación en técnicas y materiales de restauración que resuelven eficientemente cualquier actuación de rehabilitación en las fachadas, cubiertas y azoteas de los edificios.

También, implementamos actuaciones completas y seguras para que la retirada de cualquier elemento constructivo que contenga amianto (techados, bajantes, tuberías…) y certificamos que su posterior reposición se realiza cumpliendo con los controles de seguridad, conforme a la normativa.

  • Instalación de ascensores.

Los avances en materia de elevación han permitido el desarrollo de ascensores de dimensión y formas adaptables a espacios donde antes era impensable su colocación. En Valía realizamos trabajos de instalación del ascensor en edificios que carecen de él, lo que supone un salto cualitativo enorme para las personas de movilidad reducida y/o edad avanzada, al tiempo que revaloriza enormemente las viviendas del edificio.

  • La renovación de ascensores existentes y otros dispositivos de accesibilidad, así como la adaptación de las instalaciones anteriores a la normativa correspondiente.

La existencia de escalones previos al ascensor puede eliminarse o modificarse permitiendo el descenso del ascensor hasta cota cero. En otros espacios, basta con diseñar una o varias rampas con la pendiente y amplitud necesaria para garantizar la accesibilidad del edificio. En el caso de que estas opciones no sean posibles, se procede a instalar elevadores o salvaescaleras.

En Valía realizamos este tipo de actuaciones, que a parte de la modificación de la maquinara y elementos propios del aparato elevador, implican obras de albañilería.

  • La instalación de elementos de información o de aviso como señales luminosas o sonoras que permitan la orientación en el uso de escaleras y ascensores.
  • La instalación de elementos o dispositivos de comunicación entre las viviendas y el exterior, tales como videoporteros y análogos.

 

Tipos de ayudas de rehabilitación de fincas en la Comunitat Valenciana

En la convocatoria se detallan hasta tres tipos de ayudas que dependen de administración nacional y autonómica:

  1. Ayuda general del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a la comunidad de propietarios, del 40% del coste subvencionable de la obra, sin contar impuestos, tasas o tributos. El presupuesto deberá desglosarse en actuaciones de conservación y accesibilidad, y la subvención contará con máximos por vivienda.
  1. Ayuda complementaria del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a determinadas viviendas con ingresos inferiores a 3 veces el IPREM (Índice de Precios de Referencia de Efectos Múltiples). Se podrá acceder a un 35% del presupuesto subvencionable de la actuación repercutido a dicha vivienda, siempre que se aporte justificación. En el caso de obras de mejora de la accesibilidad, también podrán obtener una subvención complementaria aquellas viviendas donde residan personas con discapacidad, o mayores de 65 años.
  1. Ayuda a la comunidad de propietarios o propietario único de la Generalitat Valenciana, del 10% del coste subvencionable de la actuación. Esta subvención cuenta con un máximo de 2.000 euros por vivienda y 20 euros por metro cuadrado de superficie construida de local comercial.

El plazo de ejecución de las obras de rehabilitación no podrá ser superior a 24 meses desde la fecha de publicación de la resolución de la concesión de las subvenciones en el DOGV.

Documentación y forma de presentación

Las ayudas se pueden solicitar telemáticamente siguiendo con estos pasos detallados en el procedimiento y se deberá detallar, junto a los datos del solicitante, información sobre el edificio y datos de ocupación. Además, se requiere cumplimentar diferentes informes y modelos, así como los distintos proyectos de rehabilitación de la finca. Es necesario, además, contar con un certificado de acuerdo de la comunidad de propietarios.

Puedes ampliar información sobre los pasos a seguir aquí

En el plazo de dos meses desde el día límite de presentación, se publicará en la web de GVA los trámites admitidos, los rechazados y aquellos que requieren de una subsanación.

Si tu comunidad de vecinos necesita una mejora estructural y deseáis optar a la ayuda, podéis contactar con Valía para la evaluación de la obra y presupuesto, para contar con los detalles técnicos a aportar en el procedimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.