Las plagas domésticas del siglo XXI

Llegar a tiempo, siempre es una virtud. Hacerlo si de lo que estamos hablando es de plagas, más que una virtud es una necesidad.

Las ciudades están repletas de insectos y animales que, sin control, pasan fácilmente a convertirse en plaga. Están aunque no les veamos, y están programados para sobrevivir en condiciones difíciles y para expandirse.

En este tema, la responsabilidad es parte importante. Porque un problema que afecta a un grupo concreto de gente (un barrio, un edificio, una vivienda), puede convertirse en un problema mucho más global si no se actúa a tiempo.

Hablamos de cucarachas, ratas, chinches, carcomas, hormigas, mosquitos, palomas… En España, todas las ciudades tienen programas de actuación contra todos estos vecinos indeseados. Muchos de ellos, además de molestos, suponen un problema sanitario en las ciudades. En el caso de las palomas se añade el efecto corrosivo de sus heces, que están afectando gravemente fachadas de edificios, algunos patrimonialmente relevantes.

Los remedios caseros para acabar con los insectos pueden funcionar para una población controlada, pero cuando el número aumenta, esos remedios caseros pueden convertirse en un problema añadido.

En el caso de las cucarachas, por ejemplo, los insecticidas que compramos en cualquier tienda, provocan que, ante la amenaza, se escondan más, y pongan sus huevos en lugares de difícil acceso, donde la supervivencia de su prole esté asegurada.

Cuando en una vivienda hay presencia de este tipo de insectos, no suele ser un problema único, con seguridad, habrá más viviendas que también estén afectadas. En estos casos, el tratamiento global y profesional es el más efectivo. No sólo en las viviendas, sino también en el propio edificio (zaguán, hueco del ascensor, cuarto de contadores, garaje, sumideros de las galerías…).

Valía es responsable del mantenimiento integral en centenares de comunidades de propietarios de Valencia y localidades cercanas. Nuestra experiencia nos dice que cualquier tratamiento puntual y aislado, no soluciona el problema, en ocasiones incluso lo empeora.

Si su comunidad, vivienda o empresa sufre este tipo de problema, le animamos a que se ponga en contacto con VALÍA. Rápidamente solventaremos el problema y le evitaremos unos cuantos sobresaltos.