Atascos por acumulación de grasas y jabones en los desagües

Las espumas producidas por los detergentes y jabones que utilizamos en  lavadoras y lavavajillas se van depositando hasta crear capas sólida en las paredes de las conducciones que forman las redes de saneamiento. Durante los meses de  verano este problema se ve acusado debido a que el poco uso de las instalaciones favorece la sedimentación y solidificación.

Esta lajas, que a modo de película se adhieren a las paredes de las tuberías y arquetas, a la vuelta de vacaciones, con el aumento del uso de las instalaciones, y muy especialmente en periodos de fuertes lluvias, se desprenden y acumulan en arquetas, codos, tramos horizontales de escasa pendientes y otros puntos críticos de la instalación, provocando atascos y desbordamientos de aguas fecales en locales y/o viviendas.

Para evitar estos problemas, aparte de concienciar a los residentes del edificio del correcto uso de las instalaciones, es fundamental el correcto mantenimiento de las mismas.

En VALÍA le ofrecemos la posibilidad de contratar el mantenimiento de su red de saneamiento para que, de forma económica, pueda evitar las costosas y molestas consecuencia que producen los atascos en los desagües de los edificios.

Related posts